Item(s)
  • Subtotal
  • Gastos de Envío
  • Total

Tarta de Comunión

01 Abr

Comenzamos abril, un mes para terminar de preparar todos los detalles para las comuniones, hay muchas cosas que hacer, y con esta publicación os quiero ayudar con la tarta de comunión, un detalle que no puede faltar en una celebración tan importante.
Os voy a enseñar a hacer una preciosa y deliciosa tarta de comunión. 

Para esta ocasión he elegido una Tarta desnuda o Naked Cake porque son muy bonitas y muy sencillas de hacer, y para darle un toque cálido, juvenil y desenfadado a nuestra tarta el bizcocho será un Pink Velvet.

El éxito de esta tarta reside en su sencillez, ya que deja a la vista el estupendo bizcocho color rosa y el delicioso relleno de ganache de chocolate blanco que se va a disfrutar, os voy a dar muchos consejos para que podáis hacer la mejor Tarta de Comunión para vuestros invitados en un día tan especial. 

Aunque nuestra tarta estará compuesta por un delicioso y jugoso bizcocho Pink Velvet, podemos cambiar el color del bizcocho por un color azul y ponerle, en lugar de flores, decoraciones marineras, así tendremos una bonita tarta de comunión marinera.

¡Verás que bonita queda!


Cómo hacer una Tarta de Comunión para Niña o Niño

Tarta Desnuda Pink Velvet de dos Pisos Rellena de Ganache de Chocolate Blanco

Ingredientes para el bizcocho Pink Velvet:Ingredientes para el bizcocho Pink Velvet:

Para un molde de 10 x 10 cm y otro de 15 x 10 cm, un total de 15 raciones

500 ml de buttermilk o suero de leche (también recibe el nombre de suero de mantequilla)
600 gr de azúcar
4  huevos de corral
600 gr de harina de todo uso
240 gr de mantequilla a temperatura ambiente
2 Cucharaditas tamaño postre de extracto de vainilla
1 cucharadita rasa tamaño postre de sal.
2 cucharaditas rasas tamaño café de bicarbonato
4 cucharaditas tamaño postre de vinagre blanco
2 cucharaditas tamaño postre de colorante en pasta rosa bebé sugarflair
 

Cómo preparar el bizcocho Pink Velvet:

  • El buttermilk es uno de los productos estrella de esta receta, con él logramos un bizcocho jugoso, lo podemos comprar en supermercados o también podemos prepararlo nosotros mismos con 450 ml de leche y el zumo de un limón. Simplemente añadiremos el zumo del limón a la leche y esperaremos 10 minutos, la leche se cortará y de esta forma tan sencilla tendremos el buttermilk listo para usar en esta receta. 
  • El segundo producto estrella es es el colorante alimentario rosa, me encanta este color rosa bebé, el bizcocho quedará de un rosado pálido, sin destacar en exceso, combinando de forma armoniosa con el resto de ornamentación de la tarta.

¡Empezamos!

  • Precalentar el horno a 160 ºC
  • Añadir a la amasadora la mantequilla y el azúcar, batir con el accesorio globo a máxima velocidad hasta que la mantequilla blanquee y quede esponjosa.
  • Añadir los huevos uno a uno y batir hasta que todo quede completamente integrado.
  • Agregar el buttermilk, el colorante alimentario, el extracto de vainilla y batir a velocidad media hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  • Puede que la masa tenga aspecto de cortada, pero no es así, cuando se añada la harina  mejorará.
  • Bajar la velocidad de la amasadora y añadir poco a poco la harina sin parar de batir hasta obtener una masa sin grumos y homogénea.
  • Continuando con la velocidad baja añadir la sal, el bicarbonato y el vinagre.
  • Subir la velocidad a media y continuar batiendo un par de minutos.
  • Preparar los moldes con el spray desmoldable y poner en el fondo papel de horno recortándolo a la medida de los moldes.
  • Repartir la masa en los moldes rellenándolos tres cuartas partes de su capacidad.
  • Introducir en el horno y hornear durante aproximadamente una hora el molde de 10 x 10 cm de diámetro y hora y media el de 15 x 10 cm. El horneado de este bizcocho es lento pero la espera merece la pena.
  • Antes de sacar los bizcochos del horno los pincharemos con un cuchillo y si sale limpio estarán listos y si no los dejaremos unos minutos más.
  • Extraer del horno y antes de desmoldar retirar con un cuchillo de sierra la parte superior del bizcocho, el propio molde nos servirá de guía.
  • Desmoldar y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.
  • El resultado es un bizcocho jugoso, de miga prieta y con color rosado en su interior, la corteza no nos permite apreciar el bonito color a simple vista. Os voy a enseñar un truco muy sencillo para que podáis presumir de miga en todas vuestras tartas desnudas, pero antes os enseñaré a hacer el ganache.

El secreto para hacer un riquísimo ganache de chocolate blanco está en sus ingredientes, la preparación es muy sencilla, os recomiendo el chocolate belga callebaut, el resultado final es delicioso y una tarta de comunión se merece el más rico de los rellenos.
(Con esta cantidad de ingredientes he rellenado las dos tartas de este tutorial) 

Ingredientes para el ganache de chocolate blanco:Ingredientes para el ganache de chocolate blanco:

500 gr de chocolate blanco de cobertura
250 ml de nata para montar
 

Cómo preparar el ganache de chocolate:

​​​​

  • Poner el chocolate en un bol y reservar. 
  • En una olla hervir la nata, cuando empiece a hervir volcar sobre el bol con el chocolate. 
  • Dejar dos minutos sin tocar para que el chocolate se funda. 
  • Remover con una espátula hasta que la nata y el chocolate queden perfectamente integrados. 
  • Cubrir el bol con plástico film de cocina y dejar reposar durante 6 -10 horas hasta que tenga una textura similar a la crema de avellanas chocolateada.

  • Por último batir a máxima velocidad en la amasadora con el accesorio globo hasta que el ganache de chocolate blanco duplique en volumen y blanquee.
  • NOTA: La cocina debe estar a una temperatura ambiente no superior a los 20-21 ºC, si es mayor el ganache no espesará lo suficiente, si esto ocurriera introducir el ganache en la frigorífico durante aproximadamente una hora, agitándolo con una espátula cada 15 minutos para que espese de forma homogénea. Una vez haya espesado batir a máxima velocidad.

Cómo montar y decorar la Tarta de Comunión Pink Velvet:

  • Cuando los bizcochos estén fríos, introducirlos en el frigorífico unas horas.
  • Con un cuchillo afilado retirar la corteza, es importante hacerlo poco a poco para quitar sólo la corteza y que no se pierda la forma circular del bizcocho, de esta forma tan sencilla dejaremos al descubierto la preciosa miga rosada de nuestro bizcocho.
  • A continuación laminar con una lira los bizcochos sin corteza. Me encanta la lira de la marca Wilton, podemos hacer láminas de bizcocho perfectas y totalmente niveladas. Esta lira se ha convertido en una de mis herramientas favoritas a la hora de hacer tartas.  Sus marcas de altura indicadas con números, te ayudarán a cortar tu tarta con precisión y las patas planas te dan mucha estabilidad a la hora de cortar las capas de bizcocho.  

  • Rellenar con el ganache una manga pastelera grande con la boquilla lisa. Nos ayudará a que el relleno tenga el mismo grosor entre capa y capa de bizcocho.
  • Sobre una base, bandeja o stand para tarta, poner la bandeja de cartón de 16 cm con un poco de ganache en el centro y poner la primera de las capas del bizcocho de 15 cm. (ponemos un poco de ganache en el centro de la base para que se pegue el bizcocho)
  • Dibujar una espiral de ganache sobre el bizcocho con ayuda de la manga pastelera.
  • Poner otra capa de bizcocho y otra capa de crema hasta colocar la última de la laminas de bizcocho de la tarta más grande.

  • Poner sobre la tarta más grande una bandeja de cartón de 10 cm (podéis recortar una de las bandejas de 16 cm del pack). Colocar la base sobre la tarta nos va a servir de medida para saber donde tenemos que clavar los palitos para reforzar la tarta inferior. 

Siempre que hacemos una tarta de varios pisos hay que reforzar las tartas inferiores, si no lo hacemos el peso de las superiores las deformaría y hundiría, con bastante probabilidad terminaría cayendo como un castillo de naipes. Hay que hacer una estructura interna en la tarta que va a soportar el peso. Los palitos serían los pilares de la tarta y la base de cartón "el techo" sobre el que descansará la tarta superior

  • Clavar cuatro palitos en la tarta de forma vertical y cortar con ayuda de una tijera o cuchillo el exceso, los palitos deben quedar a ras del bizcocho, todos tienen que ser de la misma longitud, si uno fuera un poco más alto que otro la tarta quedaría inclinada y no sería estable.

Los cuatro palitos tienen que quedar por debajo de la bandeja de cartón, por lo que es una buena idea antes de clavar los palitos poner sobre la tarta más grande la bandeja de cartón que aguantará la tarta superior (la tarta más pequeña) y hacer algún tipo de marca para saber que los palitos van por dentro de esa marca

  • Una vez reforzada la tarta mayor, continuamos montando la tarta más pequeña. 
  • Agujerear la bandeja pequeña por el centro, situar sobre la tarta mayor y atravesar  tanto la tarta cómo la base con un palito de 20 cm.

Este palito central nos servirá para que la tarta superior quede totalmente estable sobre la inferior, en este caso al ser sólo de dos pisos y no ser una tarta muy grande no sería del todo necesario pero siempre es preferible ponerlo para asegurar que todo quede bien firme

 

  • Normalmente suelo montar la tarta superior, sobre la bandeja a la que le he hecho el agujero de forma independiente de la estructura y después acomodo la tarta montada atravesándola por el palito central de la estructura, pero en este caso, al ser una tarta pequeña, he puesto la bandeja atravesando el palito y he montado la tarta sobre la propia estructura atravesando las láminas de bizcocho una a una e intercalando la capa de ganache, es decir he montado la tarta más pequeña sobre la tarta más grande.
  • Antes de poner la última de la capas de bizcocho si es necesario cortaremos un poco el palito central para que no sobresalga.
  • Pasar la espátula por las paredes de la tarta para alisar el ganache que haya podido sobresalir durante el montaje.
  • La tarta está lista sólo nos queda decorar con las flores de azúcar, las pegaremos a la tarta con una pizca de ganache y pondremos la figura coronando el conjunto.
  • Y de esta forma he hecho mi tarta de comunión, espero que el paso a paso te ayude a preparar una bonita tarta y que hayas aprendido con este tutorial.

 

Besitos.
Natalia

Tarta de Comunión

  • Publicado el01 de Abril de 2019
  • Valoraciones Basado en 143 valoraciones
  • ¡Comparte esta receta!
¡Valora esta receta!

Cinco estrellas si te has chupado los dedos

Para esta receta hemos utilizado...
Comentarios sobre esta receta 6 Comentarios
ana
ana Publicado el 03 de Abril de 2019

Estoy un poco pegada en el tema de la reposteria, pero nunca habia escuchado lo del vinagre blanco. Me puedes decir donde comprarlo?

Responder
My Karamelli, <small>en respuesta a: ana </small>
My Karamelli, en respuesta a: ana Publicado el 04 de Abril de 2019

Hola Ana! es vinagre de vino blanco.

Un abrazo

Responder
Delia
Delia Publicado el 07 de Mayo de 2019

Muy buena tu explicación, me gusta...no has olvidado ningún detalle...gracias..

Responder
My Karamelli, <small>en respuesta a: Delia</small>
My Karamelli, en respuesta a: Delia Publicado el 07 de Mayo de 2019

Gracias a ti! nos alegra mucho que te haya gustado la receta :)

Responder
Cruces
Cruces Publicado el 04 de Junio de 2019

Me encanta la tarta, se ve preciosa. Estoy pensando hacerla para un bautizo. Una pregunta acerca del bizcocho, ¿Se queda suficientemente jugoso, no es necesario humedecerlo un poco con almíbar?.

Responder
Mayte Rosa, <small>en respuesta a: Cruces</small>
Mayte Rosa, en respuesta a: Cruces Publicado el 10 de Junio de 2019

Hola! se queda jugoso, pero si lo prefieres puedes humedecerlo con almíbar.

Un saludo

Responder
Deja tu comentario
Acepto recibir el Newsletter de My Karamelli