>> Gastos de Envío GRATIS para pedidos superiores a 40 € <<

Item(s)
  • Subtotal
  • Gastos de Envío
  • Total

Espátulas para Chocolate

Espátulas para Chocolate

Espátulas para trabajar y atemperar chocolate

Espátulas para trabajar el chocolate

 

Las herramientas que usamos en la cocina para trabajar con repostería y en especial con chocolate son numerosas. Una de ellas, una de las que siempre tenemos que tener a mano, es la espátula. Con las espátulas para chocolate podemos trabajar en bombones y otras delicias de una forma cómoda y obtener unos excelentes resultados. Y son tan importantes que necesitaremos tener no solo una, sino varias unidades.

¿Qué tipos de espátulas para chocolate existen?

 

Aunque todas las espátulas coinciden en mayor o menor medida en una serie de utilidades, existen varios modelos y tipos que es conveniente que seamos capaces de identificar. Por ejemplo, la espátula curvada o recta, que se trata de una de las que más uso tiene en el mundo de la repostería. Con ella podemos llevar a cabo la extensión de masas que sean ligeras y también nos sirve para darle el punto final a las tartas. También es conocida como espátula de pastelero debido a la versatilidad que ofrece preparando este dulce. Es importante que nos fijemos en los distintos tamaños y grosores para que nos hagamos con un modelo que encaje en nuestras necesidades concretas. Si la dominamos bien, la espátula también nos permitirá levantar la tarta o usarla como sistema para servir trozos de la misma.

 

Otra opción en cuanto a accesorios para chocolate es la espátula de lengua de gato, que tiene una utilidad principal en la forma en la que se puede usar cómodamente para mezclar. Como en el caso anterior, hay muchos tamaños disponibles. Si tenemos una pequeña que sea manejable la podremos convertir en la espátula perfecta para rebañar los envases en los que estemos cocinando y donde se hayan quedado, por ejemplo, restos de cremas.

 

También es recomendable la espátula de codo, la cual usaremos con los chocolates o con la aplicación de la mantequilla y las cremas a nuestras recetas. Podríamos decir que este modelo es básico e imprescindible en la cocina. También lo podemos utilizar para levantar trozos de tarta, aunque esto dependerá del tamaño de la espátula por el cual hayamos optado. Incluso hay modelos más pequeños que sirven para esos detalles que requieren más sensibilidad.

 

Por último tenemos dos modelos adicionales que nos vendrá bien tener. Uno de ellos son las espátulas de alisamiento, con las que podremos alisar los lados de las tartas para darles un toque fabuloso. El otro son las espátulas con sierra, que sirve para el acabado de los pasteles y al mismo tiempo la podemos usar para cortarlos en trozos sin tener que recurrir a otra herramienta.

 

¿Cómo debe ser una buena espátula de repostería?

 

En algunos aspectos todo depende de nuestras preferencias, como en lo referente al tamaño y el grosor, pero hay otros detalles que tenemos que tener en cuenta. Por ejemplo, el material de fabricación de la espátula. En repostería las que más usamos son las de plástico, por su versatilidad y facilidad de uso en la preparación de dulces. Pero también existen espátulas de acero inoxidable que podrían venirnos bien gracias a su gran nivel de resistencia. Lo que tenemos que saber es que las de madera no son recomendables en este caso, ya que se acaban deteriorando a una mayor velocidad y pueden ser problemáticas.

 

Recordemos que la espátula será una herramienta clave en nuestro día a día como reposteros, así que es mejor que optemos por un modelo que nos dé juego y que tenga un alto nivel de durabilidad. Además de esto, asegurémonos de que el mango es ergonómico y resistente para que no tengamos problemas mientras las usamos. Si son de colores o tienen diseños especiales es secundario, pero será algo en lo que podréis tomar una decisión dependiendo de cuáles sean vuestros gustos en cuanto a las herramientas que usáis en la cocina.

 

¿Qué hay que hacer para limpiar las espátulas de cocina?

 

Todos los utensilios de cocina se tienen que cuidar con mimo, y las espátulas no son una excepción. Después de cada uso nos tenemos que asegurar de que las lavamos con agua caliente y jabón. Tras el lavado deberemos sacarlas a fondo para que no quede agua y luego almacenarlas en un lugar donde estén protegidas. Eso significa que no les dé el sol, pero que tampoco tengan contacto con un entorno húmedo que pueda llevar a que se echen a perder. Si cuidamos bien nuestras espátulas, nos durarán durante años.